¿Por qué crees que a Zaratustra le asusta la idea de un tiempo circular?

¿Por qué Zaratustra le asusta la idea de un tiempo circular?

Es una pregunta complicada, pero es posible dar algunas suposiciones. Podemos comenzar con el hecho de que para Zoroastro el tiempo no se mueve en círculos, sino en línea recta. Zoroastro desarrolló su pensamiento a partir de la creencia de que Dios era todopoderoso y por lo tanto todo lo que ocurre tiene un propósito definido y es parte del diseño divino. Esto significaba que los acontecimientos no eran resultado del azar, sino formaban parte de un plan divinamente dirigido.

Esta creencia se refleja en la cosmología zoroastriana, ya que el concepto mismo del tiempo lineal implica un principio y final determinados, así como puntos intermedios claramente definidos. El concepto de un tiempo circular contradice directamente estas ideas porque implica repetición eterna sin ningún sentido progresivo ni dirección definida.

Además, para Zaratustra el pasado fue la fuente principal para comprender el presente. Si el futuro fuese exactamente igual al pasado entonces no habría ninguna posibilidad real para mejorar o aprender. El hecho de que las personas pueden afectar sus vidas mediante sus acciones es fundamental para Zoroastro debido a su visión moralista del mundo: él abogaba por hacer elecciones éticas sabias e intentaba animar a otros a hacer lo mismo.

El temor a un ciclo eterno sin fin inhibiría la motivación humana para tomar decisiones conscientes y responsables sobre su destino, negando así la base moral central del religiosismo zoroástrico. Por estas razones es comprensible por qué Zaratustra rechaza firmemente la idea de un tiempo circular.

Zaratustra fue un profeta persa que vivió aproximadamente en el siglo VII a.C. Sus pensamientos y creencias, recopilados en el libro «Así habló Zaratustra», se han convertido en la base de las religiones persas modernas como el zoroastrismo.

En su texto, Zaratustra menciona que le asusta la idea de un tiempo circular porque contradice sus principios religiosos. Para él, un tiempo cíclico significaría que nada es realmente nuevo, sino que todo está destinado a repetirse infinitamente sin fin ni significado. Esta idea choca con los principios religiosos fundamentales del zoroastrismo, cuyo objetivo es obtener la liberación espiritual a través de decisiones conscientes y responsables.

Además de esto, para Zaratustra el tiempo lineal era importante debido al concepto central del zoroastrismo: la lucha entre el bien y el mal. Si existiera un tiempo circular, no habría progreso ni posibilidad de mejorar; simplemente se repetirían los mismos patrones sin avance o evolución espiritual.

En resumen, para Zaratustra la idea de un tiempo circular era contradictoria con sus creencias religiosas ya que minimizaba la importancia del libre albedrio al eliminar los elementos clave como son la lucha entre el bien y el mal, así como el avance espiritual hacia la liberación final.

Deja un comentario